jueves

LA GIOCONDA DEL PRADO

¿Quién pintó la segunda sonrisa con más misterio de la historia del arte? Si ya una sola Gioconda causaba una turbulencia de rumores y especulaciones a su alrededor, el descubrimiento de la réplica que almacenaba el Museo del Prado, y que fue pintada a la vez que la original, no hace más que multiplicar las preguntas.

Se sabía que el Museo del Prado poseía entre sus riquísimos fondos de pintura una copia de la «Gioconda», de Leonardo da Vinci. En principio nada fuera de lo común, pues circulan por el mundo decenas de copias de esta obra de los siglos XVI y XVII. No se sabe a ciencia cierta cómo ni cuándo se incorporó este cuadro a las colecciones reales, pero sí se cree que ya aparecía en el inventario del Alcázar de Madrid de 1666.

A veces la obra ha estado expuesta en sus salas, pero desde hace un tiempo permanece en los talleres de restauración del Prado. Según informa «The Art Newspaper», dichos trabajos han desvelado grandes sorpresas que podrían cambiar radicalmente el conocimiento que tenemos de la obra de Da Vinci.

Hace unas semanas, Ana González Mozo, del Museo del Prado, presentó estos descubrimientos en un simposio que tuvo lugar en la National Gallery de Londres, coincidiendo con la gran exposición que la pinacoteca dedicó al gran maestro. Allí se mostró una fotografía de la copia del Prado una vez retirado el 90 por ciento de los repintes de la obra. El fondo negro del cuadro ha dejado paso a un paisaje que se aprecia con gran nitidez. Aún están siendo retirado los últimos repintes de la obra.

La principal sorpresa es que parece quedar demostrado que la obra del Prado es una copia contemporánea de Da Vinci. Comparando las imágenes infrarrojas de las obras del Prado y el Louvre, se demuestra que los dibujos adyacentes de ambas obras se iniciaron al mismo tiempo. Es posible que ambas obras se hicieran simultáneamente, en el taller del mismísimo Da Vinci. Hay quien ya se atreve a ponerle nombre a su autor.

Según «The Art Newspaper», Bruno Mottin, conservador jefe del centro de Investigación y Restauración de los Museos de Francia, podría ser obra de alguno de los discípulos de Leonardo. En concreto, piensa que podría tratarse de Andrea Salai (se especula con que fue su amante), que llegó al estudio del maestro en 1490, o Francesco Melzi, que se incorporó más tarde, en torno a 1506.

Pero ha sido el diario italiano 'Corriere della Sera' el que le ha dedicado un amplio espacio a esta cuestión en sus páginas, poniendo en duda la teoría. Según sus publicaciones, que recoge ABC, la réplica del Prado tiene una característica importante: presenta un paisaje idéntico al original del Louvre; un paisaje, el del río Adda, muy preciado por Leonardo y sus discípulos.


Alessandro Vezzosi, presidente del Museo Ideale di Vinci señala otra línea de autoría: "Leonardo tenía discípulos españoles. Uno de ellos, al inicio del 1500 estaba en Florencia". Y en efecto, en un documento de 1505 figura el nombre de 'Ferrando Spagnolo, pittore', entre los pintores que ayudaron a Leonardo a realizar 'La Batalla de Anghiari'. Se le ha identificado como Fernando Yáñez de la Almedina o Fernando Llanos.

Otro experto, Pietro Marani, también se muestra contrario a la hipótesis de los discípulos italianos: "Me parece que no coincide con su estilo. Y Melzi ni siquiera todavía era pintor en los inicios el 1500", afirma, y asegura al 'Corrieri' que opta por los pupilos españoles como posibles autores.

LOS ESTUDIOSOS CAUTOS

Por otro lado, algunos expertos prefieren mantenerse cautos en cuanto a dar un nombre al autor de la réplica del Prado. La superintendente en Bienes Culturales, Caterina Bon Valsassina, aprecia la obra: "Es una bella pintura, con sabores rafaelescos». Pero sobre el nombre no me pronuncio".

Lo mismo sucede con el profesor de historia del arte, Tomaso Montarini. "Es interesante, pero nada sensacional. Cuando se toca a Leonardo, el buen sentido y la medida se evaporen al instante. El cuadro es antiguo. No sé si coetáneo o de su estrecho círculo, pero no es de cualidad particularmente alta", declara en referencia a la copia.