sábado

EL LAVATORIO DE TINTORETTO

El lavatorio de Tintoretto  (Renacimiento italiano- Manierismo)


Esta obra está realizada sobre un gran lienzo, al óleo sobre una  tela ha de estar bien tensa (gracias al bastidor madera); pero no de tal manera que se rasgue. Esto es un inconveniente a la hora de la conservación de la obra, porque el lienzo se irá agrietando junto a la pintura provocando su deterioro. El óleo permite la rectificación de la pintura mientras no se seque.
Es un cuadro religioso, con carácter docente donde se muestra el momento en el que Cristo lava los pies a los apóstoles. Toda la escena aparece representada en una sala con características arquitectónicas propias del Renacimiento. En la esquina inferior derecha se encuentra Cristo lavándole los pies en uno barreño a uno de los apóstoles mientras otro echa el agua. Aparece al lado un perro, que representaría la fidelidad. En el centro hay varios apóstoles alrededor de la mesa, donde uno se está colocando las botas y otro se encuentra apoyado sobre el banco mientras otro le quita su bota con mucho esfuerzo. A la izquierda del todo se encuentra otro apóstol colocándose las sandalias, ayudándose de un taburete. Al fondo se ve un canal de agua y varios edificios que son, probablemente, de Venecia. Además, al fondo, en la esquina superior derecha, aparece representada la Última Cena en una zona oscura.

Estéticamente es una obra muy realista, donde se muestra lo cotidiano, con unos personajes representados según su propia edad, con posturas no idealizadas o amaneradas, sino totalmente naturales.

La perspectiva es tanto aérea, por la representación de lejanía a través de contraste entre zona iluminada, no iluminada e iluminada, como lineal (en el suelo de baldosas) en la que el punto de fuga es el vano del edificio que aparece al final representado. La pincelada es suave. Aún así, todos los contornos, tanto de figuras como edificios, aparecen bien definidos. Además, la línea es clave para la representación de rugosidad de las telas que junto a las sombras dan el volumen. La luz es difusa aunque hay zonas de mayor predominio (los nimbos) y de menor presencia (la esquina superior derecha). En cuanto al color, son colores muy vivos en los que predominan, armónicamente, los naranjas, los azules y los rojos, junto a algún verde, marrón y colores neutros como el gris y el blanco. Se utilizan para dar volumen a las formas

La obra, en composición, es totalmente abierta debido a que cada personaje realiza una acción diferente y no miran a un mismo punto central. Éste sería la figura de Cristo, por importancia como personaje; pero hay diversos puntos centrales, que siguen un cierto orden, obligando al espectador a mover su mirada(Diopsia) En la composición hay gran cantidad de movimiento en las actitudes de los personajes así como en las líneas de la composición.

Se concluye, por tanto, que la obra posee un gran equilibrio tanto en la distribución de los colores, del movimiento, de los personajes, el tamaño y corpulencia adecuada de éstos, y de los edificios.

Esta obra fue realizada para decorar una iglesia, de ahí el por qué está compuesta de esta manera, pues iba a estar colocada a la izquierda del observador y lo principal que vería sería la imagen de Cristo lavando los pies.

El autor es Tintoretto, pintor que era natural de Venecia, de ahí que aparezca representada en el cuadro. Estudió en la escuela veneciana, donde recibió influencia de múltiples pintores del Renacimiento italiano del Cinquecento. Su estilo evolucionó hacia el manierismo, ya que buscaba una mayor expresividad y una mayor profundidad en las sombras y las luces.

Venecia era una ciudad muy próspera económicamente gracias a las continuas relaciones comerciales el resto de Italia y sobre todo con Oriente. Es una ciudad que está capacitada para el comercio marítimo debido a su estructura a base de canales y protegida por la laguna véneta. Debido a todo ello, los artistas de Venecia van a sentir predilección a representar lo lujoso (telas, joyas) y el estilo de vida del momento. Además, los clientes solían ser comerciantes que querían dar a conocer esa riqueza que poseían. Por otra parte, además de la potencia económica, van a representar temas mitológicos y patrocinan temas reliigiosos para las iglesias.
Esta obra será representación clara del paso del Cinquecento al Manierismo, donde se buscan nuevos caminos en la representación de los personajes, los colores y la composición.

Sara Arranz 2ºB ++