martes

LA KORÉ DEL PELO


DESCRIPCIÓN

Es una escultura exenta de cuerpo entero que representa a una joven de pie. Está esculpida en mármol de Paros y conserva aún restos de policromía. Se trata de una representación de tipo religioso, por lo que estaría ligada al un templo.


Su vestimenta es muy sencilla, pues lleva una túnica larga, (chitón o quitón) y encima un peplo dórico o paño en forma de chal que le cubre los hombros y los brazos hasta el codo, con un cinturón a la altura de la cintura. La túnica apenas tiene pliegues y, según los restos que conserva, estaría decorada con motivos geométricos en varios colores.

En el rostro aparecen rasgos propios de la escultura arcaica. Los ojos son almendrados y la sonrisa enigmática. El pelo forma rígidas guedejas geométricas, que se reparten por delante y por detrás de forma simétrica. Como adorno del pelo lleva una cinta. El tratamiento anatómico es simple, destacando ligeramente la zona del pecho y marcando sólo la cintura. Su brazo derecho termina en una mano cerrada y está pegado al cuerpo. El brazo izquierdo, del que apenas se conserva una parte, está extendido hacia delante y pudiera haber portado una ofrenda para los dioses.

ANÁLISIS ESTILÍSTICO

La joven presenta frontalidad, es decir, está realizada para verse principalmente de frente, habiendo sido poco trabajada. Además, posee una notoria rigidez, reflejada en la vestimenta y en la posición del cuerpo. Estas dos características se deben, sin duda, a la influencia de la escultura egipcia. Por esto último, la figura rompe, por una parte, con el geometrismo (al llevar un brazo hacia delante) . Destaca la simetría del vestido rota por la distinta posición de los brazos. La polícromía que originalmente presentaba el mármol se ha perdido tras estar sepultadas durante siglos en la Acrópolis de Atenas.


COMENTARIO

Este tipo de escultura femenina es conocido con el nombre de Koré. Son representaciones  que tienen su origen en las “xoanas”, figuras religiosas realizadas en madera con finalidad de culto. Fueron encontradas entre 1885 y 1889 durante las excavaciones del subsuelo de la Acrópolis. Parece ser que se enterraron antes del año 480a.c, momento de la invasión persa. Se considera a estas figuras como exvotos o sacerdotisas. Las Korai evolucionan a lo largo del periodo arcaico, presentando un mayor movimiento en las vestimentas y cambiando los rasgos del rostro tendiendo hacia una belleza más realista.
                 

La Koré del Peplo es de autor desconocido. Algunos la han relacionado con el escultor de “el jinete Rampín” por su semejanza en el rostro. Se sitúa alrededor del 540 a.c durante el periodo arcaico de la escultura griega (s.VII y VI a.c). En este momento se desarrollaron las ciudades estado griegas o polis, que se extendieron por todo el Mediterráneo formando colonias. El comercio facilitó el contacto con otros pueblos, lo que produjo un intercambio cultural. Por ello no es de extrañar que  la Koré y su versión masculina, el Kurós, joven atleta desnudo, compartan rasgos propios de la escultura egipcia.

Por último, hay que destacar que, aún dentro de sus convencionalismos, es una figura de una gran belleza y un magnífico ejemplo de la escultura griega arcaica.

 Versión corregida de María González Nolla 2ºB